jueves, 29 de diciembre de 2016

AÚN HAY TIEMPO

Real Decreto 383/2011, de 18 de marzo, por el que se aprueba el Reglamento de Reservistas de las Fuerzas Armadas.

Artículo 24. Empleos.
Los reservistas voluntarios tendrán inicialmente los empleos de alférez (RV) o alférez de fragata (RV), sargento (RV) y soldado (RV) o marinero (RV), según la categoría a la que hayan accedido en la correspondiente convocatoria. Posteriormente, podrán alcanzar los empleos siguientes:
  1. Oficiales: teniente (RV)/alférez de navío (RV) y capitán (RV)/teniente de navío (RV).
  2. Suboficiales: sargento primero (RV) y brigada (RV).
  3. Tropa y Marinería: cabo (RV) y cabo primero (RV).

Artículo 26. Condiciones para el ascenso.
Para que se produzca el ascenso han de concurrir las siguientes condiciones:
  1. Haber permanecido seis años en el empleo anterior y acreditar un mínimo de sesenta días de activación para prestar servicio en unidades, centros y organismos del Ministerio de Defensa o para participar en programas de formación continuada.
  2. Haber sido informado con carácter favorable por el jefe de la unidad, centro u organismo del Ministerio de Defensa donde haya sido activado y por el Subdelegado de Defensa del que dependa.
  3. Haber aceptado y realizado todas las activaciones para seguir los programas de formación continuada para las que fue requerido, durante los años de permanencia necesarios para el ascenso. No se tendrán en consideración las no realizadas por las causas de suspensión de incorporación previstas en este reglamento.
  4. No haber sido separado del servicio, mediante expediente disciplinario, de cualquiera de las Administraciones Públicas, ni hallarse inhabilitado con carácter firme para el ejercicio de la función pública.
  5. Haber sido declarado «Apto» en la preceptiva evaluación para el ascenso.


Hay compañeros que se preguntan por qué hay reservistas que ya son capitanes.  Hay quien se pregunta en las Fuerzas Armadas cuando ve a un teniente de complemento  por qué ese teniente no ha ascendido todavía a capitán


Estimados socios/as y asociados/as.

De vuelta de las oposiciones y acercándonos al año 2017, tras un relevo en la cúpula ministerial cuya política hacia los oficiales de complemento desconocemos, nos encontramos que la cifra de tenientes temporales es de seiscientos (600) y la de capitanes temporales de unos ciento ochenta efectivos (180).  En total, aproximadamente setecientos ochenta (780) oficiales de complemento, de empleo teniente-capitán cuyas únicas diferencia con el resto de sus compañeros son, por un lado, una mayor experiencia sobre todo en los empleos de teniente y una condición administrativa, que les hace diferentes.  

 Desde Amcofas proponemos que el acceso a capitán suponga el acceso a la condición de permanente, ya sea de forma inmediata o tras un curso de integración, lo que supondría que esos 180 oficiales capitanes pasasen a la condición de militar de carrera.  Es algo lógico y natural y dado el número escaso de capitanes que vamos a tener en los próximos años se podría decir que es una inteligente inversión en capital. 

De estos 600, 105 tenientes son oficiales temporales que están encuadrados dentro de los cuerpos de intendencia e ingenieros de los Ejércitos y dentro de los Cuerpos Comunes, perfiles críticos que, con un curso de adaptación podrían, sin ningún tipo de problema, pasar a la condición de carrera y seguir con sus vidas profesionales del mismo modo que lo vienen ejerciendo hasta hoy.  Eso sí, más motivados.  Mecanismos legales existen, y precedentes.  

En los Cuerpos Generales y en los Ejércitos, quedan 494 tenientes con contrato de larga duración.  Si se hiciese un estudio pormenorizado, profesional a profesional, para lo cual nosotros nos ponemos a disposición del Ministerio y se contabilizasen especialistas, pilotos, y aquellos con curso de especialización en cualquiera de los tres Ejércitos es posible que más de doscientos 200 oficiales cumpliesen estos requisitos, que bien podrían hacer un curso de adaptación para acceder a la condición de carrera.

Además, un nutrido grupo de ellos son oficiales licenciados con carreras como Derecho, cuya permanencia podría ser ofrecida con el compromiso de permanencia durante un número determinado de años cubriendo puestos como Cuarteles Generales, asesorando al mando en multitud de empresas en las que expertos como los que hemos mencionado podrían ejercer importantes labores (véase por ejemplo temas como Régimen Disciplinario o Ley de Protección de Datos).  Otros, como los sociólogos, podrían ayudar mediante sus trabajos a detallar las zonas de operaciones donde militares de cualquier Ejército se desplace, concediendo al mando mayor amplitud de conocimiento en aquellos lugares donde sus Unidades desplieguen, actualizando pemanentemente estos escenarios en apoyo al servicio que dan otros departamentos de las Fuerzas Armadas.   Existen muchos otros que podríamos detallar si así nos lo solitasen, como licenciados en Geografía, que podrían integrarse en unidades cartográficas, periodistas, ADE´s, biólogos, etc, y cuya condición de carrera se podría solucionar con un curso de adaptación.

El resto de compañeros, quizá unos 300 podrían acceder a la condición de carrera en un examen general, sin compartimentaciones, que cubriese al menos 75 plazas por año, lo que supondría que en cuatro años, el Ministerio tendría otros problemas, pero no el de los oficiales de complemento, ya que de otro modo siempre existe la posibilidad de que éstos se organicen una vez fuera del ámbito militar, acudan a tribunales y a la prensa organizada o individualmente provocando una situación que, si se les mantiene dentro, con su perfil y profesionalidad, es bastante probable que sepan utilizar para evitar otras manifestaciones similares con su apoyo y su asesoramiento al mando.  


una vez CONSOLIDADA la condición de militar de carrera, o antes, se crea, o se desarrolla una Escala de Oficiales de Complemento que integre a todos los oficiales de modo que nadie se pueda ver afectado por esta nueva situación. 

lunes, 5 de diciembre de 2016



"Quien a vosotros escucha, a mí me escucha; y quien a vosotros os rechaza, a mí me rechaza; y quien me rechaza a mí, rechaza al que me ha enviado" Lucas 10:16

  Estimados amigos y amigas:

El concurso-oposición que finalizó el día 30 de noviembre deja un poso de triunfadores y perdedores de un proceso cuya innecesaridad es la antítesis de la motivación. 
Más allá de que la prueba tal y como está planteada podría, quizá, llevar a cuestionar el hecho de que la justicia impere en los Ejércitos, con cortes de notas que bailan en función del Cuerpo o Escala por el que uno se presente;  más allá de que las plazas que se oferten puedan considerarse suficientes o insuficientes dependiendo del observador e incluso más allá de que la Escala de Complemento, escala sin escala sea como el hijo no querido al que se culpa de su condición; más allá de todo eso, lo que realmente muestra esa prueba selectiva en toda su crudeza es el fracaso de un proceso de selección de oficiales.
Un grupo de oficiales en número residual al que no se le ha dado cabida en la disposición transitoria cuarta de la Ley de la Carrera Militar, al que se ubicó en una disposición transitoria (SIC) quinta, que a su vez se modificó para que la permanencia de los oficiales de complemento siga siendo facilitada en los mismos términos que ya se hacía antes de la modificación, teniendo éstos las titulaciones requeridas  con la salvedad insalvable de que los oficiales de complemento de la 17/99 no eran de militares de carrera, como tampoco lo eran los que se integraron en la 17/89.
Y no es fracaso, sino que será fracaso de no remediarlo, no por lo que ha sucedido, o sucede actualmente. Lo es porque cuando los Oficiales de Complemento ya no estén es cuando se verá la carencia, se verá la utilidad de estos oficiales que durante años han estado ahí, trabajando en todos los niveles de la estructura del Ministerio y de las Fuerzas Armadas, en las mismas condiciones que los demás, cubriendo las necesidades específicas que son todas y cada una que las que hacen el resto de sus compañeros de otras Escalas y sin ocupar la plaza de otro oficial.  Sólo que aquéllos no tienen carrera militar y su perfil profesional hay que normativizarlo en disposiciones transitorias de leyes de tropa o de carreras militares de otros militares. No se puede arrancar un pedazo de Sistema al propio Sistema sin que éste se resienta.
Un Oficial de Complemento es ante todo un OFICIAL. Un cuadro medio responsable, con liderazgo para llevar a sus hombres hasta el fin del cumplimiento de la misión, un Señor que asume como sus compañeros todas las actividades que se le encomiendan, es SISTEMA; el SISTEMA no se entiende sin él; por eso hay que transformar, ahora que todavía es posible, esa posibilidad de fracaso de un Sistema en el éxito de una CONSOLIDACIÓN que, ahora sí, complementa la posibilidad de carrera de sus compañeros oficiales. Porque el éxito de la CONSOLIDACIÓN no está basado en la expresión mediática ni en los pulgares hacia arriba, sino en la asunción racional y razonada de la idoneidad estructural que el empleo de teniente y de capitán, en toda su extensión dota a nuestras amadas Fuerzas Armadas.  Desde AMCOFAS seguimos en nuestra disposición positiva para aportar todo lo que sea posible para que esos poco más de 700 oficiales de complemento que quedan en una situación administrativa cuya diferencia con el resto de las escalas de Oficiales se basa en el "tipo de contrato", que no en el oficio, pueda ser un hecho en breve.
Quedamos a disposición del Ministro, del Subsecretario de Defensa y de todos los órganos directivos con competencia en el devenir de los Oficiales de Complemento para elaborar un proceso de CONSOLIDACIÓN de los mismos.  Un proceso que implique un aumento equilibrado de las plazas para la permanencia, un estudio profundo de todos aquellos compañeros que son recursos críticos y los mecanismos que existen para hacerlos militares de carrera, un seguimiento de todos aquellos compañeros que puedan ejecutar labores de teniente y capitán, en base a sus cursos, aptitudes o estudios superiores; en definitiva, una valoración seria de los recursos humanos de que disponen las Fuerzas Armadas y su motivación para mantenerlos.  Es necesario exfiltrar a los Oficiales de Complemento de disposiciones transitorias yermas en leyes ajenas cuya pesada carga acaba por convertirles en pagadores de algo que ni siquiera sabían que se podía comprar.


Enhorabuena a los 42 compañeros que habéis aprobado.

lunes, 28 de noviembre de 2016

BIENVENIDOS A





Estimados Socios/as, asociados/as.

Mucha suerte a todos los que estáis envueltos en este concurso-oposición post concurso-oposición para seguir haciendo lo que ya hacéis gracias a una Ley de la Carrera Militar cuya formación de los Oficiales está basada en vosotros, licenciados, graduados o ingenieros y que, curiosamente, no contempla vuestra carrera militar.

DE CORAZÓN.  

Sois los mejores y es una lástima que no podáis entrar todos porque os lo merecéi.


pdta:  No olvidamos a aquellos que el miércoles no estaréis opositando por la permanencia debido a que no os han sacado plazas.  Seguiremos trabajando codo con codo con el Ministerio, Comision de Defensa y poderes tácitos o explícitos para que la CONSOLIDACIÓN llegue a todos los Oficiales de Complemento

sábado, 19 de noviembre de 2016

SUBSECRETARIO DE DEFENSA, HABEMUS

Estimados/as:

La llegada del nuevo Subsecretario de Defensa abre la puerta a una serie de expectativas que, si bien obligan a tomar las cosas con una cierta cautela, ofrecen a priori la esperanza de que haya un giro en la situación de los, a partir del 30 de noviembre, algo más de 700 oficiales de complemento temporales.  
Desde aquí nos dirigimos al Subsecretario de Defensa, no para pedir, sino para ofrecer.  Y con este ánimo y decisión, desde AMCOFAS quedamos a su disposición para que el desarrollo de una Norma final sobre los Oficiales de Complemento, que regule a estos como Escala dentro de las Escalas a Extinguir de Oficiales, les ofrezca una Carrera Militar, les CONSOLIDE como militares de carrera, y y que pueda llevarse a cabo con la celeridad y oportunidad que requiere, derogando finalmente todas aquellas disposiciones transitorias o capítulos que, por las diferentes leyes relativas a personal militar, tropa y marinería o reservistas voluntarios, desregulan la carrera profesional de los Oficiales de Complemento; al mismo tiempo que suspenden indefinidamente la prueba selectiva que actualmente dispone quién adquiere la condición de permanente entre oficiales cuyas misiones dentro de las Fuerzas Armadas y los Cuerpos Comunes son complentamente diferentes, y cuyo número de plazas es manifiestamente mejorable.  

Los Oficiales de Complemento somos una solución a unas necesidades, transversales, estructurales,  de las Fuerzas Armadas. 

Bienvenido Señor D. Arturo Romaní.  ¡¡¡Cuente con nosotros!!!

jueves, 17 de noviembre de 2016

¿PROBLEMA? ¿DÓNDE?

Estimados socios y socias, asociados y asociadas y todos aquellos que de vez en cuanto os dais una vuelta por aquí:

Actualmente, existen dentro de las Fuerzas Armadas en torno a 800 Oficiales de Complemento con la  situación administrativa de contrato de larga duración. 800 oficiales sobre los que no hay estudios relativos a personal que se quiere ir de las Fuerzas Armadas con la llamada "asignación" de 12 pagas, sobre los que no hay provisiones de plazas específicas para acceder a la Administración Civil, a la Guardia Civil o a la Policía Nacional, sobre los que no se sabe ciertamente cual es el criterio para que todos hagan una misma oposición sin atender a su puesto específico dentro de las Fuerzas Armadas o por qué hay personal que ocupa determinados puestos a los que no se les ha aplicado todavía el segundo párrafo del artículo 61.6 del Estatuto Básico del Empleado Público, del que somos supletorios. 800 oficiales a los que no se les van a sacar plazas de personal laboral, por el momento, de los cuales en torno a 200 se jugarán el honor de ser uno de los 42 "privilegiados" que adquirirán la condición de Militar de Complemento Permanente el próximo día 30 de noviembre, en Madrid. 

¿Qué gana el Ministerio dejando fenecer la Escala de Complemento en el asfalto con unos profesionales que, en el menor de los casos, durante dieciocho años, han establecido una relación de servicios profesionales mediante compromisos de carácter temporal para atender necesidades específicas de las Fuerzas Armadas?

Esas necesidades específicas que quizá sean las mismas que han llevado a que este año el número de plazas se vea reducido a 42, en lugar de las 52 que hubo en 2015, con las que el Ministerio ha dotado este año la provisión de plazas para facilitar la Permanencia, la única oportunidad para más del noventa por ciento de oficiales de complemento de adquirir la condición de carrera.  Sin olvidarnos de aquellos Cuerpos cuyos componentes este año no han tenido la oportunidad de presentarse.

En 2012 AMCOFAS presentó una Proposición No de Ley en el Congreso que estimaba una convocatoria anual de 125 plazas anuales para la permanencia.  De haber sido estimada por el Gobierno, en 2020, todos los Oficiales de Complemento serían militares de carrera.  
Gestionar la adquisición de la condición de militar de carrera de 800 oficiales es una cuestión, desde el punto de vista de Administración del Estado y de Administración militar, sencilla.  Desde AMCOFAS podríamos justificar oficial a oficial la consolidación de todos y cada uno de ellos, sin entrar en aspectos legales como que están ocupando puestos estructurales dentro de las Fuerzas Armadas y del Ministerio y, además, ofrecer posibilidades para que un número importante de ellos, de una forma natural, pasase a otras administraciones sin causar ningún inconveniente a los Ejércitos ni al Ministerio, en caso de que Éstos así lo precisaren. Un punto de inicio son los "recursos críticos" de los que no deberían de prescindir ni las Fuerzas Armadas ni el Ministerio.  

Reincidimos en la importancia de desvincular a los Oficiales de Complemento y sus visicitudes de otras situaciones que se dan dentro de la estructura ministerial y que, si bien todos deseamos sean resueltas con el máximo beneficio para todas las partes, son absolutamente ajenas a lo que pueda acontecer con esos 800 profesionales cuya labor, nivel de estudios, y devenir profesionales son análogas a las de los oficiales de carrera.  

En AMCOFAS no estamos los más listos de la Escala, pero tenemos un nivel de estudios suficiente para darnos cuenta de que un OFICIAL ejerce labores de OFICIAL y como tal debe de ser tratado, tanto a nivel profesional, que ya lo somos, como administrativo, y confiamos en que, desde el trabajo, desde la colaboración con el Ministerio y nuestra disposición para construir un modelo en el que los Oficiales de Complemento encajen en su totalidad, en un espacio breve de tiempo todo aquel Oficial de Complemento que lo haya solicitado, adquiera la condición de militar de carrera.  

Somos Sistema.  Estamos con el Sistema y nuestro propósito es defenderlo, desde dentro. No está en nuestra intención ser desplazados fuera del Mismo, estamos aquí porque así lo decidimos.

Propuestas hay, sólidas, serias, sencillas y sin estridencias.


viernes, 4 de noviembre de 2016

OPOSICIÓN Y GOBIERNO

Estimados compañeros y compañeras:

Después de unos meses de inactividad, nos encontramos este mes con varios acontecimientos que pueden marcar el futuro de muchos de nosostros:

En primer lugar, el conocido por todos concurso-oposición, una prueba de la que perfectamente podría prescindir el Ministerio, que ofrece lagunas por donde quiera que uno la mire, empezando por la opacidad del proceso, que va marcando las pruebas a medida que se van haciendo, además de la no entrega del examen y su hoja de respuesta o la parcelación de los examinandos por sectores que posibilita que una persona se presente a una plaza mientras que, en otros casos catorce compañeros se presentan para, igualmente, una plaza. O el concurso que, a día de hoy, se desconoce cual es el baremo de cada uno de los opositores, después de dos meses de terminados los plazos de presentación de las instancias. A esto, mas temprano que tarde, y ya en frío, le dedicaremos un día un capítulo.  

Partimos de la base de que todos los que os presentáis, y aquellos que no lo hacen, son merecedores de la plaza, de la permanencia y del empleo de capitán y de que la prueba quizá esté hecha con la mejor intención y buscando el equilibrio entre Ejércitos, lo que no obsta para que fuese manifiestamente mejorable, tanto en el proceso como la elaboración.  

Sobra decir que esto se solucionaría si se cumpliese el párrafo cuarto del apartado séptimo de la disposición transitoria quinta, que dice "El Gobierno, analizadas las necesidades específicas de las Fuerzas Armadas, dotará las plazas necesarias para facilitar la permanencia de los militares de complemento".  Las plazas necesarias son las aproximadamente ochocientas de todos y a cada uno de los oficiales, que a día de hoy quedan en situación de temporalidad y cuya CONSOLIDACIÓN como oficiales de complemento en la Escala a extinguir de Complemento solo supondría un beneficio para las Fuerzas Armadas, en tanto que mantener recursos humanos con personal licenciado o equivalente está en consonancia con el apartado V del Preámbulo que mantiene como requisito para acceder a las escalas de oficiales obtener un título de grado universitario y cuya expulsión de las Fuerzas Armadas es un lujo que, a nuestro juicio, el Ministerio no se debe permitir.  

La forma de Consolidación es múltiple, y de ella ya hemos hablado en otras ocasiones.  No obstante, seguiremos aportando propuestas.

Quede claro que la mayoría de los oficiales de complemento no queremos que se nos pague por estar en nuestra casa, queremos seguir trabajando, seguir aportando a las Fuerzas Armadas;  hay compañeros en Sanidad, en el EMAD, en los Cuarteles Generales, en la Fuerza de los Ejércitos, en el Ministerio, (...), personal que trabaja muy bien, no suponen un gasto significativo y no sientan precedente porque los llamados militares de complemento de la ley 39/2007, los que entran con grado, lo hacen con un modelo de promoción que les permitirá quedarse prácticamente con unas pruebas físicas y un nivel medio de inglés.  Es decir, la CONSOLIDACIÓN de los oficiales de complemento de la ley 17/99 no sentará precedentes, se extinguirá con la propia ley.  


Por otro lado, ayer por la tarde conocimos quien será la próxima Ministra de Defensa para la presente legislatura.  Desde AMCOFAS, deseamos que se rodee de un buen equipo con un/a Subsecretario/a de Defensa que tenga presente que existe un grupo de Oficiales que inexplicablemente mantienen una situación de temporalidad en las Fuerzas Armadas y cuya solución pasa por consolidarles como militares de carrera en un proceso que, con voluntad, podría incluso ser cuestión de meses sin suponer costes económicos, sociales o de alteración del modelo de carrera militar. 


jueves, 4 de agosto de 2016

CONVOCATORIA 2016

Estimados/as compañeros de Escala.


Hoy ha salido en el BOD la convocatoria de plazas 2016, con la siguiente distribución, que todos ya sabíamos: 


Sabemos que cualquiera de vosotros que logre la plaza se la merece, así como los que no la logren. 
Esperamos que esta situación se modifique, ya sea en el sentido de aumentar las plazas sensiblemente, de modo que cada cuál pueda presentarse a la plaza que ocupa en este momento, ya sea en el sentido de CONSOLIDAR  a la Escala por cualquiera de los otros procedimientos posibles que existen dentro de la Administración.

No obstante, mientras se trabaja en diferentes ámbitos, tanto desde la Asociación como por compañeros tomando iniciativas para buscar nuestra consolidación, a aquellos que estéis estudiando os deseamos mucha suerte y que esta situación de incertidumbre termine pronto, especialmente para aquellos cuyo compromiso está cercano a su finalización.