sábado, 22 de marzo de 2014

Queridos/as amigos/as, compañeros compañeras:

En la larga marcha hacia la integración, nuestra particular travesía por el Desierto de la Permanencia, nos encontramos en un momento crucial de los trabajos que por parte de la Subcomisión de Defensa y del Ministerio están haciendo y que pueden marcar, de forma clara, el futuro de unos 1200 Oficiales, con carreras profesionales consolidadas y con un concepto muy claro de cual es su trayectoria durante el periodo que les queda como militares, que esperamos sea el que se le ofrece a cualquier otro Oficial de carrera.  

No vamos a extendernos en aspectos sobre la valía o idoneidad de nuestros compañeros y las razones por las que el Oficial de Complemento debe de permanecer como militar de carrera.  Entendemos que el trabajo que realizan nuestros diputados y compañeros en el Ministerio se antoja a veces titánico y que dado el trasiego que la legislación militar lleva soportando el objeto sea minimizar los cambios legislativos aprovechando lo que de sí dé la gestión y las normas inferiores para ajustar aquellos flecos que puedan haber quedado; en aras a la optimización de la profesion militar, lo que es perfectamente compatible con la integración ordenada que otras veces hemos planteado en este foro.  

Nosotros, reiterando otros comentarios, somos una pieza dentro del Sistema que encaja perfectamente, pues ocupa un lugar que no ocupan otras y cumple su función dentro de la Estructura, sólo le falta sellar las juntas con las demás piezas y esa parte del edificio quedará perfecta.  Por esta razón, no alcanzamos ni siquiera a imaginar que pudiera considerarse nuestra integración como Escala a Extinguir como generadora en otros colectivos de efectos no deseados.  Es imposible pensar que el sano deseo de querer ser militar de carrera en un compartimento estanco como es una escala a extinguir, con sus propias características e idiosincrasia pudiera hacer que otras escalas se sintieran agraviadas comparativamente.  AMCOFAS ve con satisfacción todo lo que sean mejoras en otras escalas y para otros compañeros, que nadie olvide que somos tenientes y capitanes cuyo trato diario con nuestros compañeros oficiales, suboficiales y de tropa es muy cercano, damos órdenes y las recibimos, gestionamos compañías y secciones, hacemos proyectos, manejamos dinero de nuestras Unidades y Ejércitos, su material, estamos dispersos por Tierra, Mar y Aire y nos cuesta asimilar que alguien pueda sentirse agraviado como colectivo de que un grupo de militares quede integrado, funcional y administrativamente, dentro de su Ejército o Cuerpo.  Sería como si alguien, dentro del grupo al que pertenece, se sintiese agraviado de que un Comandante ascienda a Teniente Coronel, o un Cabo a Cabo 1º.  Dentro del marco normativo, sabemos que es motivo de satisfacción. Evidentemente, esto no son más que conjeturas, entendemos que al legislador, en relación a este grupo reducido, estos asuntos quizá le vengan pequeños, y tendrá contemplado que una integración ordenada, discreta de Oficiales de Complemento es uno de los pilares para mantener un nivel de cuadros medios óptimos.  No obstante ahí va nuestra propuesta y seguimos ofreciéndonos para colaborar en lo que sea necesario relativo a estas cuestiones. 

Insistimos en que esta solución tiene que ser INDEPENDIENTE de las que se tomen para otros colectivos y si se nos quiere asociar administrativamente, no dejaría de ser lógico ni sería incoherente que se hiciese en base a la normativa que regula a los Oficiales de Carrera.  Somos Oficiales en lo profesional, con las mismas responsabilidades, lo coherente dentro del modelo es que administrativamente se nos vincule a su modelo de permanencia. 

El tema de la temporalidad es un asunto delicado.  Crear un modelo de temporaliddad con los oficiales es algo que requiere un estudio meticuloso para no caer en los mismos errores cada vez que se oferta uno. Desde AMCOFAS seguimos con nuestro ofrecimiento para trabajar sobre este tema.   

Desde aquí nuestro apoyo a la Subcomisión, reconociendo el esfuerzo de nuestros representantes en el Congreso, personas todas ellas muy preparadas, que en su labor de legisladores procuran estar exentos de pre-juicios,  que saben, en base al tratamiento de datos y a sus razonamientos, marcados por la discusión y el debate que enriquece al grupo,  llegar a conclusiones precisas huyendo de soluciones pre-concebidas que se puedan ver reflejadas posteriormente en un informe. 

nuestra motivación es alta