sábado, 20 de abril de 2013

Estimadas amigas y amigos:

Ya el año pasado, acentuándose durante el presente, van llegando a la Junta Directiva de AMCOFAS las preocupaciones de un colectivo de Oficiales de Complemento que se encuentran en una posición sensible respecto a lo que es su presencia como militares en activo dentro de las Fuerzas Armadas.  La aplicación en rigor de la Disposición Transitoria Quinta en su apartado cinco convierte a aquellos militares que han cumplido los tiempos de servicio determinados por la Ley en reservistas de especial disponibilidad, lo que implica que, de facto, estos compañeros pasan a la vida civil con una asignación mensual.  

No es misión de esta Asociación ir al origen de la norma, tampoco plantear el por qué se llegó a esta situación concreta.  AMCOFAS nació con un espíritu constructivo y, entre otros fines, buscando propuestas que facilitasen que la propia Escala de Complemento desapareciese dentro de otras que ya existen.  En ninguna parte de los Estatutos de la Asociación aparece que uno de los fines de la Asociación sea modificar  la estructura del Ministerio, ni valorar políticas de ningún tipo.  Somos parte del Sistema, estamos contentos de formar parte de Él, de estar integrados en nuestras unidades, centros y/u organismos, de participar en las misiones que nos encomienden y nos sentimos orgullosos de llevar el buen nombre de España dentro y fuera de nuestras fronteras.  Somos ambiciosos en cuanto a que queremos permanecer, como militares, de una manera plena dentro de la Estructura, en función de las posibilidades de la misma,  que esa permanencia debe hacerse discretamente, sin grandes publicidades, pues es un hecho que el éxito de esta empresa corresponde a todos, empezando por el Legislador y la Cúpula Ministerial. Como es sabido, nuestra máxima ambición como Asociación es la disolución de la misma. Acogiéndonos al artículo 4.9 de nuestros estatutos nos ponemos a disposición para llevar a cabo esta labor, aportando nuestro granito en todos aquellos foros en los que se requiera nuestra presencia.

Retomando nuestra Disposición Transitoria Quinta, observamos que mantiene en dos supuestos la posibilidad de mantener al Oficial de Complemento hasta los 50 años:  en el primer caso aquellos que con 45 años no hayan cumplido los 18 de servicio y tengan la posibilidad de alcanzarlos antes de cumplir los 50 años de edad podrán ampliar su compromiso hasta que adquieran el tiempo de servicios mencionado y en el segundo, aquellos que a la entrada en vigor de la Ley 39/07 tuviesen 42 años podrían renovar hasta los 50. Desde AMCOFAS planteamos la posibilidad de ampliar, en tanto se resuelva la situación de la Escala dentro de un ámbito más amplio que es el de la reforma de la Ley de la Carrera Militar y de sus disposiciones transitorias,  hasta los 50 años a todos los Oficiales de Complemento, pues nos consta que una gran mayoría de compañeros que ahora se encuentran en la situación próxima a cumplir con su compromiso no se mostrarían reticentes a esta posibilidad.  Esto beneficia a ambas partes pues el deseo de los Oficiales es permanecer en las Fuerzas Armadas, al mismo tiempo que las Unidades mantendrían un recurso valioso.  


miércoles, 17 de abril de 2013



Estimados/as socios/as y asociados/as:


Disposición transitoria quinta.
Régimen de los militares decomplemento de la Ley 17/1999, de 18 de mayo
1. Los que a la entrada en vigor de esta ley tengan la condición de militar de complemento continuarán rigiéndose por el régimen de compromisos y ascensos establecido en la Ley 17/1999, de 18 de mayo, y en la disposición final primera de la Ley 8/2006, de 24 de abril, de Tropa y Marinería, con las modificaciones establecidas en esta disposición que también será de aplicación a quienes encontrándose en periodo de formación accedan a la citada condición.
2. Los que lleven menos de cinco años de servicios podrán optar por cumplir su compromiso y causar baja en las Fuerzas Armadas o renovarlo por uno nuevo hasta completar seis años de servicios, previa declaración de idoneidad, rigiéndose a partir de ese momento porlo establecido en los apartados siguientes.
3. Los que lleven más de cinco años de servicios y los del apartado anterior según los vayan cumpliendo podrán optar por firmar, previa declaración de idoneidad, un compromiso de larga duración hasta los cuarenta y cinco años con el régimen establecido para la tropa y marinería en la Ley 8/2006, de 24 de abril, de Tropa y Marinería y en esta ley. Los que tengan el empleo de alférez ascenderán a tenientecon efectos de la fecha de la firma del compromiso y todos devengarán trienios a partir del inicio del compromiso de larga duración. Los que no firmen ese compromiso causarán baja en las Fuerzas Armadas al finalizar el que tuvieran suscrito.
Los militares de complemento que tengan suscrito un compromiso de larga duración, podrán ingresar en la Real y Militar Orden de San Hermenegildo si cumplen los requisitos de intachable conducta y tiempos de servicios, contabilizados en su forma de vinculación profesional con las Fuerzas Armadas, exigidos a los militares de carrera en las normas reglamentarias correspondientes.
4. Los militares de complemento podrán acceder por promoción interna a la enseñanza militar de formación para la incorporación con el empleo de teniente a las diversas escalas de oficiales, según los criterios establecidos en el artículo 66 de la Ley 17/1999, de 18 de mayo, adaptados reglamentariamente a la estructura de cuerpos y escalas y a la enseñanza de formación reguladas en esta ley.
A los militares de complemento que posean las titulaciones exigidas  para el ingreso en los centros docentes militares de formación para el acceso a las escalas de oficiales de los cuerpos comunes de la Defensa o de los cuerpos de ingenieros de los Ejércitos, se les reservarán plazas específicas en las provisiones anuales.
5. Cumplido el compromiso de larga duración se pasará a reservista de especial disponibilidad en las condiciones establecidas en la Ley de Tropa y Marinería, percibiendo una asignación por disponibilidad de 1,9 veces la correspondiente a los militares de tropa y marinería y quedando incluidos en el artículo 122.3 de esta ley. En su caso, se tendrá derecho a percibir la prima por servicios prestados en los casos y con la cuantía que se determine reglamentariamente.
El militar de complemento con un compromiso de larga duración, que con 45 años de edad no haya cumplido los 18 de servicios y tenga posibilidad de alcanzarlos antes de cumplir los 50 años de edad podrá ampliar su compromiso hasta que adquiera el tiempo de servicios mencionado.
También podrán prorrogar su compromiso hasta los 50 años los militares de complemento que, a la entrada en vigor de la presente Ley, tengan cumplidos 42 años.
6. Los militares de complemento que causen baja en las Fuerzas Armadas y no pasen a reservista de especial disponibilidad, podrán acceder a reservista voluntario con arreglo a lo establecido en el artículo 130 para los militares profesionales.
7. Los militares de complemento que tengan suscrito un compromiso de larga duración, podrán acceder a la condición de permanente en las plazas que se determinen en las provisiones anuales a partir del año 2009, conservando el empleo que tuvieran. Para participar en los correspondientes procesos de selección se requerirá tener cumplidos diez años de servicio como militar de complemento y las demás condiciones que se determinen reglamentariamente. Los que accedan a esa relación de servicios de carácter permanente adquirirán la condición de militar de carrera.
Se podrán alcanzar los empleos de capitán y comandante a los que se ascenderá por los sistemas de antigüedad y elección respectivamente.
Les serán de aplicación las situaciones administrativas reguladas para los militares de carrera y, en consecuencia, pasarán a reserva en condiciones análogas a las establecidas para los componentes de las escalas a extinguir de oficiales a las que se hace referencia en la disposición transitoria anterior.
8. El Ministro de Defensa, teniendo en cuenta lo previsto en esta disposición, determinará las plantillas por empleos de los militares de complemento adscritos a los diversos cuerpos y escalas, diferenciando las de militares de carrera.
9. Los reservistas de especial disponibilidad, tanto los procedentes de militar de complemento como de tropa y marinería, mantendrán, si lo solicitan, una especial relación con las Fuerzas Armadas, mediante su adscripción a la unidad militar que elijan, previa conformidad del Mando o Jefatura de Personal del Ejército correspondiente.
Podrán asistir a actos y ceremonias militares en los que dicha unidad participe, usar el uniforme en actos militares y sociales solemnes y disponer de la correspondiente tarjeta de identificación. Se les facilitará el acceso a información sobre prestaciones a las que tienen derecho y otros asuntos que puedan ser de su interés.


Como habéis adivinado esta es la Disposición Transitoria de la Ley de la Carrera Militar que regula administrativamente nuestra carrera militar.  Con ella la generalidad de los oficiales de nuestra Escala pudimos ampliar sensiblemente nuestros años de servicio dentro de los Ejércitos y del las unidades u organismos dependientes del Ministerio.  Nuestro agradecimiento a aquellos legisladores y asesores militares que, en su esfuerzo, buscaron, entre muchas otras actividades complejas y a veces ingratas, la mejora de la calidad de vida de este sector específico de los militares. Sin embargo, como toda obra humana, la Ley siempre es susceptible de mejora, con nuevas adaptaciones según la Sociedad evoluciona y la Familia Militar no deja de ser una parte de esa Sociedad, númerosa, compleja y en constante evolución.  

Quizá sea por eso que el Legislador ha decidido que la Norma debe ser mejorada.  Entre los trabajos y tareas encomendados se plantea la creación de una subcomisión sobre la reforma del régimen transitorio de la Ley de Carrera Militar cuya disposición quinta, que tenéis aqui mismo y habéis leído un poco más arriba, es la piedra angular de nuestro devenir profesional.  

Desde AMCOFAS  ofrecemos, como directamente implicados en nuestra labor de representación de los oficiales de complemento, nuestro asesoramiento y nuestro consejo para que la carrera profesional de nuestra escala de un salto, no necesariamente cuántico, que permita equiparar la situación administrativa de la Escala al resto de los Oficiales.  

Un primer paso sería la integración plena en las Escalas a Extinguir de Oficiales de los Ejércitos y de la Armada, a las cuales estamos adscritos, y en el caso de los especialistas, ingenieros y Cuerpos Comunes a sus respectivas Escalas y Cuerpos cuya función es la misma independientemente de la Escala a la que pertenezca el oficial.  Reconocemos que es un paso que debe ser estudiado, para eso está la Subcomisión. Igualmente avanzamos que sería una solución de poco calado, sin apenas coste, que posibilitaría a las Fuerzas Armadas el mantenimiento de gente preparada, con experiencia, leal y con vocación de servicio.

Estamos a disposición, con el máximo respeto hacia el complejo trabajo legislativo de nuestros superiores y políticos, y con el mayor deseo de permanecer en ésta que consideramos nuestra gran Familia Militar.