lunes, 5 de diciembre de 2016



"Quien a vosotros escucha, a mí me escucha; y quien a vosotros os rechaza, a mí me rechaza; y quien me rechaza a mí, rechaza al que me ha enviado" Lucas 10:16

  Estimados amigos y amigas:

El concurso-oposición que finalizó el día 30 de noviembre deja un poso de triunfadores y perdedores de un proceso cuya innecesaridad es la antítesis de la motivación. 
Más allá de que la prueba tal y como está planteada podría, quizá, llevar a cuestionar el hecho de que la justicia impere en los Ejércitos, con cortes de notas que bailan en función del Cuerpo o Escala por el que uno se presente;  más allá de que las plazas que se oferten puedan considerarse suficientes o insuficientes dependiendo del observador e incluso más allá de que la Escala de Complemento, escala sin escala sea como el hijo no querido al que se culpa de su condición; más allá de todo eso, lo que realmente muestra esa prueba selectiva en toda su crudeza es el fracaso de un proceso de selección de oficiales.
Un grupo de oficiales en número residual al que no se le ha dado cabida en la disposición transitoria cuarta de la Ley de la Carrera Militar, al que se ubicó en una disposición transitoria (SIC) quinta, que a su vez se modificó para que la permanencia de los oficiales de complemento siga siendo facilitada en los mismos términos que ya se hacía antes de la modificación, teniendo éstos las titulaciones requeridas  con la salvedad insalvable de que los oficiales de complemento de la 17/99 no eran de militares de carrera, como tampoco lo eran los que se integraron en la 17/89.
Y no es fracaso, sino que será fracaso de no remediarlo, no por lo que ha sucedido, o sucede actualmente. Lo es porque cuando los Oficiales de Complemento ya no estén es cuando se verá la carencia, se verá la utilidad de estos oficiales que durante años han estado ahí, trabajando en todos los niveles de la estructura del Ministerio y de las Fuerzas Armadas, en las mismas condiciones que los demás, cubriendo las necesidades específicas que son todas y cada una que las que hacen el resto de sus compañeros de otras Escalas y sin ocupar la plaza de otro oficial.  Sólo que aquéllos no tienen carrera militar y su perfil profesional hay que normativizarlo en disposiciones transitorias de leyes de tropa o de carreras militares de otros militares. No se puede arrancar un pedazo de Sistema al propio Sistema sin que éste se resienta.
Un Oficial de Complemento es ante todo un OFICIAL. Un cuadro medio responsable, con liderazgo para llevar a sus hombres hasta el fin del cumplimiento de la misión, un Señor que asume como sus compañeros todas las actividades que se le encomiendan, es SISTEMA; el SISTEMA no se entiende sin él; por eso hay que transformar, ahora que todavía es posible, esa posibilidad de fracaso de un Sistema en el éxito de una CONSOLIDACIÓN que, ahora sí, complementa la posibilidad de carrera de sus compañeros oficiales. Porque el éxito de la CONSOLIDACIÓN no está basado en la expresión mediática ni en los pulgares hacia arriba, sino en la asunción racional y razonada de la idoneidad estructural que el empleo de teniente y de capitán, en toda su extensión dota a nuestras amadas Fuerzas Armadas.  Desde AMCOFAS seguimos en nuestra disposición positiva para aportar todo lo que sea posible para que esos poco más de 700 oficiales de complemento que quedan en una situación administrativa cuya diferencia con el resto de las escalas de Oficiales se basa en el "tipo de contrato", que no en el oficio, pueda ser un hecho en breve.
Quedamos a disposición del Ministro, del Subsecretario de Defensa y de todos los órganos directivos con competencia en el devenir de los Oficiales de Complemento para elaborar un proceso de CONSOLIDACIÓN de los mismos.  Un proceso que implique un aumento equilibrado de las plazas para la permanencia, un estudio profundo de todos aquellos compañeros que son recursos críticos y los mecanismos que existen para hacerlos militares de carrera, un seguimiento de todos aquellos compañeros que puedan ejecutar labores de teniente y capitán, en base a sus cursos, aptitudes o estudios superiores; en definitiva, una valoración seria de los recursos humanos de que disponen las Fuerzas Armadas y su motivación para mantenerlos.  Es necesario exfiltrar a los Oficiales de Complemento de disposiciones transitorias yermas en leyes ajenas cuya pesada carga acaba por convertirles en pagadores de algo que ni siquiera sabían que se podía comprar.


Enhorabuena a los 42 compañeros que habéis aprobado.

4 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho la exposicion del tema. Sobre todo la sintaxis y contenido claro.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. No entiendo cómo hay tantos militares de complemento que no han consolidado su situación. Yo fui militar de complemento, con apenas un año de servicio en la unidad consulté por teléfono cómo funcionaba el proceso de promoción interna, me preparé las pruebas y a la primera convocatoria a la que pude concurrir por tiempo de servicios me presenté y a la academia de nuevo para ser militar de carrera. Y además en la convocatoria decía que podía concurrir a la prueba hasta tres veces teniendo el contrato en vigor y menos de 35 años. Jamás había visitado esta página y me he quedado un poco estupefacto, no entiendo mucho la situación, ¿Habéis tenido problemas en vuestras unidades para concurtir a las pruebas? Yo me marché a las pruebas con pleno apoyo del jefe de batallón, del jefe de la plmm y de todos mis compañeros de la unidad, incluidos los de complemento, y los trámites no fueron nada complicados. De verdad que me sorprende ver que haya tantos militares de complemento pendientes de condolidar su situación, máxime cuando se quedaron muchas plazas sin cubrir en mi convocatoria de promoción interna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miguel, las reglas del juego cambiaron hace unos 3 años, se decidió que a la promoción interna sólo podían acceder los militares de complemento con carreras universitarias técnicas, como física, química, ingeniería....Así que los que no tenemos esos estudios solo nos queda la permanencia.

      Eliminar
  3. Estimado compañero Miguel, ¿de que promoción eres tú?, ¿a que eres del 2004 en adelante?, solo comentarte que algunos ingresamos antes y en aquella época sacaban poquísimas plazas para la Promoción Interna, te aseguro que no sobraban plazas como en tu caso ni era tan fácil como expones, y luego ya al ascender a Capitán justo antes de empezar a sacar tantas plazas de Promoción de Interna como ahora sacan y antes de dar tantas facilidades como ahora dan, como fue tu caso, pues ahora algunos como yo se ven así porque por si no lo sabes los Capitanes ascendidos por el sistema de Elección no pueden presentarse a la Promoción Interna según Ley y R.D., y no por capricho.

    La situación y motivos de cada uno es singular y lo mismo no todos tuvimos la misma suerte que tú tuviste y te allanaron tanto el camino como a ti, de lo cuál me alegro por ti. Te aseguro que seguir siendo temporal a estas alturas no es plato de buen gusto.

    UN SALUDO Y BUEN DÍA

    ResponderEliminar