viernes, 15 de enero de 2016

CSIF denuncia la pérdida de 155.841 funcionarios en los últimos seis años


El presidente del sindicato de funcionarios va a pedir a los grupos parlamentarios un plan urgente de recursos humanos.
EFE, Madrid | Actualizado 15.01.2016 - 15:07
La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha denunciado este viernes que la Administración Pública ha perdido 155.841 trabajadores desde 2010 o, lo que es lo mismo, 78 empleados al día en los últimos 6 años.
 
El presidente de CSIF, Miguel Borra, ha anunciado que va a iniciar reuniones con los distintos grupos parlamentarios para que incluyan en sus negociaciones la necesidad de un pacto de Estado para las Administraciones Públicas, que incluya un plan urgente de recursos humanos.
 
Borra no ha querido cuantificar la carencia real de personal que tiene el sector público y ha considerado necesario evaluar las necesidades de las plantillas para convocar una oferta pública de empleo acorde a la situación, al mismo tiempo que ha reclamado la devolución de los derechos laborales perdidos en los últimos años.
 
Según los datos de CSIF (correspondientes al registro central de personal) a la destrucción de empleo que ha vivido España de los últimos seis años, equivalente a la población de las ciudades de Logroño, Badajoz o Salamanca, se suma la alta temporalidad que alcanza al 22 % de la plantilla (con 658.000 trabajadores eventuales). Por categorías de personal, destaca el descenso de las plantillas que han experimentado desde 2010 la educación (22.366 menos), la sanidad (9.355), las fuerzas armadas (12.257) o el sector de Correos (11.385), que ha supuesto que se hayan perdido 11 profesores, 5 sanitarios, 6 militares o 6 carteros al día. 

Borra ha destacado, asimismo, que se haya mermado en 3.224 el número de efectivos de la Seguridad Social o en 1.351 los de la Agencia Tributaria, un organismo para el que pidió "un estatuto concreto y particular que permita hacer frente con garantías a la lucha contra el fraude".
 
En el caso de la justicia, aunque los datos aportan un incremento de la plantilla en 5.000 efectivos, lo cierto es que desde 2010 no se han creado nuevos órganos judiciales, por lo que los nuevos puestos responden a la conversión de plazas ocupadas por interinos a ocupadas por personal titular.
 
Por administraciones, la mayor parte de las plazas destruidas responden a Ayuntamientos (81.228), seguidos de las Comunidades Autónomas (63.673) y del Estado (60.235).
 
En el caso de la Administración General del Estado, Borra ha destacado el "creciente envejecimiento de la plantilla" y ha indicado que, si en 2010 el 44 % tenía más de 50 años, esta tasa se ha incrementado en seis años al 60 %, del decir, que en menos de 15 años se jubilarán 119.518 personas.
 
La no reposición de las plazas del personal que se jubila, unido a la alta temporalidad, "forma parte de un plan premeditado de reducción del empleo por parte de nuestros representantes políticos", han asegurado en CSIF, al tiempo que han recordado que España estaba en la media de funcionarios por habitante de la UE en 2010, y ahora está por debajo.
 
Medido en términos de la Encuesta de Población Activa (EPA), que incluye al personal del sector público en un sentido más amplio, con empresas públicas de las CCAA, la destrucción de empleo alcanzó a 320.200 trabajadores desde el último trimestre de 2011.
 
La mayor parte de esta sangría se produjo en las CCAA (189.400), seguidas de los Ayuntamientos (62.500), Administración Central y Seguridad Social (43.700 y 9.500) y empresas públicas (11.700). 


En AMCOFAS tenemos solución para una parte de uno de los sectores que está disminuyendo sus efectivos dramáticamente.  Y no es precisamente uno de los sectores más prescindibles.  Si la inclusión en la modificación de la Ley de la carrera Militar del cuarto párrafo del apartado 7 de la disposición transitoria quinta en la Ley de la Carrera Militar que, como bien sabéis, dice que "El Gobierno, analizadas las necesidades específicas de las Fuerzas Armadas, dotará las plazas necesarias para facilitar la permanencia de los militares de complemento" se interpreta desde la perspectiva de que el análisis de las necesidades específicas de las Fuerzas Armadas es causa de que no sólo NO se CONSOLIDE a los Oficiales de Complemento sino de que la proporción durante los próximos años de plazas para la permanencia se vean decrementadas debido a la NO necesidad de tenientes y de capitanes, justo en el periodo en que en torno al 80 % de la Escala cumple su compromiso, la sensación de pérdida de tiempo y desmotivación impregnará a un colectivo que si se caracteriza, es por su buen hacer, su discrección y su voluntad de seguir perteneciendo a una INSTITUCIÓN que forma parte de su estructura vital.  Es como arrancarle al Sistema parte de sí mismo.  Sin embargo, considerando que durante tres años, parlamentarios y militares del Ministerio de Defensa han ocupado su tiempo en buscar solución a unos Oficiales que lo único que tienen de temporales es la situación administrativa, que no la profesional, y se entiende la segunda parte del párrafo como una oportunidad para que los Oficiales de complemento CONSOLIDEN como militares de carrera en una de las Escalas a Extinguir, dando carpetazo a la exclusión de más de 700 oficiales que quedan en tal situación, es claro que la justicia, una vez más, imperará en los Ejércitos, pues es difícil entender como temporal a personal con 18 años de servicio y más.

Sabiendo que lo anterior es motivo suficiente para que los Oficiales de Complemento sigan en su puesto hasta la edad en que pasen a Reserva, se puede entender que se sigan necesitando oficiales temporales, pero ¿cómo hilvanar la CONSOLIDACIÓN con el mantenimiento de la figura del oficial temporal? Si se quiere evitar la repetición del problema lo primero que habría que hacer es reinventar la figura del OFICIAL temporal, excluyendo de dicha figura toda referencia al término COMPLEMENTO.  La Ley 17/89 permitió la integración en la antigua escala de oficiales de los oficiales de complemento y eso es un referente y un antecedente que permanece ahí. Ahora sería incluso más fácil pues los oficiales de complemento son menos y pasarían a una escala paralela, no afectando la carrera militar de los oficiales de la Escala de Oficiales.  Pero es que, además, si realmente se quiere hacer atractiva la figura del Oficial de Complemento, y ofrecerle realmente una salida digna de las Fuerzas Armadas, se le puede hacer militar de carrera desde el momento que sale de la Academia, condicionando la salida después de los años que el Ministerio considere necesarios para sus intereses a la Administración Civil, en los términos que se establezcan, como funcionario.  

La articulación jurídica no debe de ser más difícil que la modificación de la Constitución Española, quizá sea más una cuestión de voluntad.  

Desde AMCOFAS seguimos ofreciendo ideas que favorezcan a los intereses del Ministerio y de nuestras amadas Fuerzas Armadas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario