viernes, 11 de abril de 2014

Queridas/os amigas/os, socios/as y asociados/as:

Cuando planteamos la integración en las Escalas a Extinguir de Oficiales, NO estamos inventando nada nuevo, ofrecemos la posibilidad de colocar a un grupo de oficiales en un espacio que ya existe, con idiosincrasia propia dentro del la Escala MILCAR o Militares de Carrera que es la que se asigna a los MILCOM que pasan a permanente.  En esa Escala cabemos todos, pues seguiremos perteneciendo a nuestro CGA, Cuerpo de Especialistas, Especialidad o Cuerpo de Ingenieros respectivo, integrados en una única Escala con nuestras propias visicitudes.  

Esto no afecta para nada al devenir de otras Escalas, máxime cuando nuestro máximo empleo es comandante, muy restringido, precedido del de capitán, a cuyo empleo se accedería una vez alcanzada la permanencia (como hemos dicho  antes, nada nuevo)

¿Por qué, en nuestras entrevistas con las autoridades del Ministerio o con los miembros de la Subcomisión solicitamos la permanencia, y no abordamos otras posibilidades? La idea inicial era integrarnos en la única Escala que existía, pues por perfil académico y años de servicio estamos igual de capacitados que el resto de los oficiales para acceder a todos los cursos de capacitación para ascender a empleos superiores, y estamos convencidos de que algún compañero podría incluso llegar a General.  Ahora bien, se nos planteó la posibilidad de la infinidad de recursos que eso podría provocar y el punto muerto al que podría llegar; por tanto, decidimos tomar otra vía, que englobara a todo el colectivo, que fuese discreta, integradora y viable. 

Que existen otras propuestas, seguro.  Desde la Asociación queremos recordar que ya existe un precedente de integración en la Ley 17/89 para los Oficiales de Complemento y, además, cuesta entender por qué hay que prepararse, sí prepararse, una oposición de normativa legislativa para acceder a un puesto de trabajo que ya se ocupa cuando los Oficiales de Complemento ya pasamos por un proceso selectivo y estuvimos el tiempo que el Ministerio de Defensa consideraba adecuado para nuestra formación como oficiales.  Incidimos en el puesto de trabajo pues, en todo caso, una consolidación del empleo o acceso a la permanencia tendría que darle, al menos, la oportunidad a cada Oficial de presentarse a dicha consolidación para defender su plaza, siendo conscientes, además, de la consideración de críticos que son los puestos de teniente y de capitán.  Además, en tanto se plantea el  sistema de consolidación de empleo como hasta ahora, obliga al Oficial a dedicar un tiempo, que quizá no tenga, a desarrollar un concurso estéril, orientado a una oposición; a solicitar asuntos propios para poder estudiar fuera de las Unidades y, lo más importante, a orientar su formación académica por un itinerario que posiblemente esté alejado de la función militar que podría emplear si no existiese este obstáculo.  

Si bien no entramos en el tema de las relaciones Defensa-Hacienda, desde la Asociación hemos hecho un estudio estimativo del ahorro que supone la consolidación de todos los Oficiales, beneficiosa para las arcas del Estado que podrán destinar el dinero no gastado en los Reservistas de Especial Disponibilidad en otras prioridades.    

Nuestro objetivo como Asociación no es plantear lo que existe en otras Escalas y mucho menos establecer elementos comparativos con los Oficiales de Complemento.  Tampoco queremos opinar, excepto que nos lo pregunten, cual sería el modelo óptimo de Enseñanza y acceso a las Escalas de Oficiales, por supuesto a la de Complemento.  Nuestro objetivo es la integración de todos los Oficiales de Complemento como Oficiales de Carrera, en las mismas condiciones administrativas que nuestros compañeros. No nos están regalando nada, lo hemos ganado a través de una serie de procesos que incluyen la oposición de entrada, el tiempo de formación, la formación continua, nuestro día a día en las Unidades, las misiones, el ejercicio del mando y los años de servicio.  Además, considerar que cuando entramos ya sabíamos lo que había, si bien no deja de ser un argumento, se ve sobrepasado por la constante evolución de las sociedades (y sus ejércitos), que constantemente se actualizan para atender a las necesidades de sus ciudadanos (y soldados).  

Nos ofrecemos para seguir trabajando sobre este tema, colaborando con el Ministerio y con los miembros de la Subcomisión de Defensa en este proceso de consolidación de los Oficiales de Complemento.


2 comentarios:

  1. ¿Y realmente que expectativas tenemos? El borrador no era nada prometedor. Una cosa son las buenas palabras y otras lo hechos. Yo desde aquí alabó el trabajo de AMCOFAS, creo que todos somos consciente del esfuerzo que supone trabajar desinteresadamente por el futuro de los demás, pero realmente yo no veo que se avance, es más creo que retrocedemos. Recuerdo que hay compañeros en la calle. El problema es la voluntad de la otra parte, y creo que no existe.

    ResponderEliminar
  2. Lo mejor que podría pasar es que se alargasen tanto los plazos de la reforma que se acabase la legislatura sin que se hubiera hecho efectiva. Hay que recordar que la subcomisión solo está haciendo un informe que luego debería ir al ministerio para que elaborase un proyecto de ley y lo remitiese de nuevo al congreso para su estudio y aprobación. Queda un año y medio de legislatura y si la cosa se sigue demorando pues no habría tiempo pero el mandato legislativo seguiría en vigor para el siguiente ejecutivo, que quizás y solo quizás, podría ser más sensible a nuestros problemas. Ya se que me vais a decir que da lo mismo quien gobierne, que todos son iguales, etc, pero en mi experiencia no es lo mismo unos que otros. La sensación que da es quese quiera hacer correr el relog hacia atatrás; arrestos de presidentes de asociaciones, bloqueo del coperfas, nuevo régimen disciplinario, nuevo por decir algo porque bien podía haberse aplicado en el siglo XVII, etc, etc.

    ResponderEliminar