viernes, 4 de octubre de 2013

Queridos Compañeros:

Reincidimos en lo mismo.

Cuando inicialmente un grupo de Oficiales de Complemento decidimos formar la Asociación, teníamos claras varias cosas:
 Que esta era una buena oportunidad para cohesionar un grupo que siempre ha estado ligeramente disperso.
 Que, si queríamos, formar parte del colectivo de militares oficiales de carrera, en la mismas condiciones que el resto de los compañeros y de una sola vez, este era el momento, al amparo de la Ley de Derechos y Deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas puesto que, para cometidos individuales ya están los diferentes procesos selectivos.  Desafortunadamente, hay compañeros que por diversas visicitudes lo tienen más difícil para acceder a los diferentes procesos, lo que no es achacable en ningún modo a la falta de preparación, pero si consideramos que méritos tenemos sobradamente para adquirir la condición de militar de carrera. ¡ES CON ESTOS COMPAÑEROS CON LOS QUE HAY QUE ESTAR! Y hacer un trabajo que quizá ellos, por ahora, no puedan hacer.
 Esto es una elección y un compromiso que hemos adquirido desinteresadamente.  Y fuera de actitudes y comportamientos egoicos o egoístas. Nos mueve el hecho de que disfrutamos creando realidades; sabemos que nuestras posiciones chocan con otras realidades pero somos coherentes con nuestros planteamientos y sabemos que nuestra apuesta es del tipo de la que todos ganan. 
 Sabemos el contexto en el que estamos circunscritos, que es el del A-S-O-C-I-A-C-I-O-N-I-S-M-O.  Asociacionismo no es sinónimo de otros -ismos, aunque pueda parecerlo.  Tiene su propia dimensión y su propia legislación, comenzando por la Ley 1/2002, de 22 de marzo.  Ese es nuestro marco y tened presente que ofrece bastantes posibilidades.
 Si hemos llegado a donde hemos llegado, es porque el colectivo se lo ha "currado".  Imaginaos lo que podemos llegar a hacer cuando tengamos miembros como para acceder al COPERFAS.
 Estamos centrados.  Una asociación como AMCOFAS no puede permitirse el lujo de focalizar en otras actividades que le desvíen de su claro objetivo principal, que es la INTEGRACIÓN.  Que hay otros colectivos y organismos, más allá del Ministerio y el Congreso, que hacen que esta realidad sea posible, por nosotros perfecto.  De eso se trata.   De crear entre todos esa realidad.  Con seriedad, con clase (la que nos corresponde), con estilo y, hay que decirlo, lejos de falsas expectativas que puedan llevarnos a la frustración. 
Y hay que creerselo. la actitud es esencial.  Como dice un buen compañero nuestro:  "Lo hacemos porque no sabemos que es imposible".

Una vez más, gracias