lunes, 3 de septiembre de 2012

Algunas precisiones:

Queremos agradeceros los mensajes de adhesión a la Asociación.  Confíamos en tener en breve un número de socios amplio y hacer que este proyecto de todos vaya adquiriendo una forma que se adapte a todos, si es posible.

Hemos recibido una gran cantidad de mensajes, haciendo propuestas, preguntas, iniciativas y os animamos a que sigais haciéndolo, pues esto es alimento para la Asociación.  No obstante, hay un grupo de compañeros que nos hace hincapié en el carácter reivindicativo de la Asociación, mostrando su curiosidad,  dudas, escepticismo e incluso rechazo a este aspecto asociativo.  

Veamos primero que dice la Norma:

La Ley Orgánica 9/2011, de 27 de julio, de derechos y deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas, en su Titulo III, Del ejercicio del derecho de asociación profesional, Capítulo I De las asociaciones profesionales de miembros de las Fuerzas Armadas, artículo 33. Finalidad, ámbito y duración, dice:

1. Las asociaciones profesionales de miembros de las Fuerzas Armadas que tengan como finalidad la promoción y defensa de los intereses profesionales, económicos y sociales de sus asociados, se regirán por lo dispuesto en este título.
2. Además de la citada finalidad, podrán realizar actividades sociales que favorezcan el ejercicio de la profesión, la deontología militar y la difusión de la cultura de seguridad y defensa, pero no podrán interferir en las decisiones de política de seguridad y defensa, en el planeamiento y desarrollo de las operaciones militares y en el empleo de la fuerza.
3. Las asociaciones profesionales deberán respetar el principio de neutralidad política y sindical y no podrán incluir en su denominación ni en sus estatutos referencias políticas o ideológicas. Tampoco podrán tener vinculación con organizaciones políticas o sindicales, realizar conjuntamente con ellas pronunciamientos públicos ni participar en sus reuniones o manifestaciones.
4. Deberán tener ámbito nacional, se constituirán por tiempo indefinido y no podrán establecer su domicilio social en las unidades ni en las dependencias del Ministerio de Defensa.
5. En ningún caso estas asociaciones profesionales tendrán carácter lucrativo.

Sobra decir que no somos un sindicato. Ni queremos serlo.  Eso no quiere decir que haya una serie de cuestiones profesionales, económicas y sociales que si se pueden canalizar a través de la Asociación para darles curso a través del Consejo de Personal u otros ámbitos, siempre dentro de la legalidad y con el único interés de mejorar o acercar a los militares de complemento a otras Escalas dentro de los diferentes Ejércitos y Cuerpos.  Si existe la posibilidad, ahí estaremos.  

Nuestros Estatutos, que esperamos hacer públicos en breve en la página web de la asociación, en cuanto dispongamos de ella, dicen en su Capitulo II: Fines de la Asociación, artículo 4:
 
Constituyen los fines de esta Asociación:
  1. Hacer público el espíritu de la figura del Militar de Complemento, como elemento integrante de las Fuerzas Armadas, buscando un mayor acercamiento y conocimiento por parte del resto de integrantes de las FAS de esta figura. 
  2. Reunir, sin discriminación ni exclusión a todos los Militares de Complemento, tanto en activo como en Reserva.
  3. Como Asociación profesional, centrará sus actividades en los campos relacionados con la promoción y defensa de los intereses profesionales, económicos y sociales del militar de complemento en las Fuerzas Armadas, velará en todo momento por el buen desarrollo personal, profesional, formativo y cultural del militar de Complemento.
  4. Asimismo, la asociación favorecerá todas aquellas políticas que tiendan a favorecer la mayor atención a la igualdad de género, así como la conciliación de la vida profesional y personal.  
  5. Buscar la cooperación nacional e internacional, como complemento a la actividad de otros profesionales, en ningún caso buscando su sustitución, para mayor efectividad a la hora de cumplirse los objetivos planteados.
  6. Asesorar y formar a todos aquellos militares de Complemento que así lo requieran, en el ejercicio de su profesión.
  7. Colaborar en la protección de la salud, del bienestar psicofísico y de la calidad de vida del personal militar en general y del militar de complemento en particular. 
  8. El cumplimiento de la función social que, como miembros integrantes de ellas, a las Fuerzas Armadas corresponde, en base a un mayor acercamiento hacia la sociedad civil.
  9. La Asociación se pone a la disposición de los diferentes estamentos de las Fuerzas Armadas, en relación a los ámbitos de competencia de la misma. La Asociación se reserva el derecho de tomar la iniciativa de implicarse en la medida de sus posibilidades, con personal especializado en las situaciones que así se requieran.
 Con esto certificamos lo que muchos de vosotros nos habéis hecho llegar, el amplio campo de posibilidades que una Asociación nos ofrece.  

Coincidimos en que en el momento que elevemos nuestra propuesta de integración, si esta es favorable, nuestro trabajo habría terminado. Una mayoría se integra; otros podrían optar por la permanencia, sin integrarse y un tercer grupo optaría por terminar su contrato e irse a la calle.  Con esto, nosotros podríamos decir que hemos terminado y nos disolveríamos, pero vamos a plantear la hipótesis de que este proceso se demore (el cuál no dudamos de que es el más idóneo).  Es ahí donde una Asociación tiene su verdadero funcionamiento.  Al mismo tiempo que trabajaremos en el Consejo de Personal, queremos dar servicio a todos los miembros. 

Tenemos proyectos que ya os iremos desglosando y una vez más animamos al personal a que nos haga llegar sus ideas y opiniones al respecto, de modo que en cuanto esto esté a pleno rendimiento no se vea AMCOFAS sólo como una Asociación centrada en el Consejo de Personal.  Es esencial formar parte del mismo, pero la vida de la Asociación, salvo una integración marcada por los estatutos (*), no termina con uno o varios miembros formando parte de ella.  Hay más.

Saludos.

AMCOFAS

(*) CAPÍTULO XI.  DISOLUCIÓN DE LA ASOCIACIÓN. 
Artículo 100. Son causas reconocidas de disolución:  

a)       Por decisión de la Asamblea.  Se realizará en convocatoria extraordinaria.  En dicho caso serán necesarias dos votaciones: la primera necesitará el voto favorable de los tres cuartos  (3/4) de todos los miembros de la Asociación.  La segunda votación se realizará diez (10) días después, y necesitará de los dos tercios (2/3) de votos favorables de todos los miembros de la Asociación.  Ratificada en segunda votación la decisión primera de la Asamblea, el Presidente de la misma tiene la obligación de remitir dicha decisión en el plazo de una semana al Presidente de la Junta Directiva.

b)       En caso de desaparición de la figura del Militar de Complemento en las Fuerzas Armadas.

Se nombrará una Comisión Liquidadora compuesta por cinco socios nombrados por la Junta Directiva por mayoría de sus miembros, a los efectos de hacerse cargo de la liquidación de la Asociación y dar a los fondos y patrimonio sobrantes el destino que se apruebe por la Asamblea General de acuerdo con los presentes Estatutos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario